Galletas de almendras.

Hola!  Ya estoy de vuelta, esta semana ha sido un poco movidita, ha venido mi familia a pasar las vacaciones y no hemos parado de hacer turismo.Las galletas que os traigo hoy las hice el mismo día que llegaron, para que pudiesen usarlas en el desayuno. Son galletas de almendras, o galletones, porque como podréis ver, me han salido gigantes :). Pero bueno, en este caso eso no importa, porque estaba buenísimas igualmente jeje. No miré exactamente cuántas salieron, pero más de dos docenas es seguro, así que si las hacéis de un tamaño normal, os saldrán el doble.

Son crujientes y con trocitos de almendra,  son una auténtica delicia.

La receta la cogí prestada de la web de recetasdecarmen.com

 

Ingrendientes:

-225 g de mantequilla.

– 150 g de azúcar.

– 2 huevos.

– 225 g de harina.

– 225 g de almendra en cubitos.

– medio sobre de levadura royal.

 Preparación:

1. Derretimos la mantequilla en el microondas y cuándo esté lista, la dejamos hasta que esté a temperatura ambiente. Añadimos el azúcar,batimos, añadimos las yemas de huevo ( las claras las usaremos después), volvemos a batir y por último echamos las almendras.

2. Incorporamos la harina poco a poco y después la levadura.Tenemos que conseguir que se forme una bola que compacta que no se pegue a las manos. Yo tuve que echar un poco más de harina que en la receta original para conseguirlo, pero eso ya veréis si os hace falta o no en el momento de hacerlas. Depende mucho del tamaño de huevos que utilicéis. En mi caso fueron de los de doble yema, por lo que usé dos  yemas y clara de uno y sólo la clara del otro.

3. Dejamos reposar la bola envuelta en papel film 30 min dentro del frigorífico.

4. Cuándo pase este tiempo, cogemos pequeñas porciones y les damos forma, dejándolas en una bandeja forrada de papel de hornear y pintamos las galletas con las claras de huevo a punto de nieve. Podéis saltaros lo de pintarlas, también quedan buenas, porque realmente lo único que les da es un poco más de brillo, en el sabor apenas se nota.

5. Por último las horneamos a 180º durante 15 min. Lo recomendable sería dejarlas enfriar encima de una rejilla, aunque hay que tener cuidado al sacarlas de la bandeja, porque salen bastante blandas pero en apenas dos minutos cogen la consistencia perfecta para cogerlas y pasarlas a la rejilla.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s